El otro cine.

Fuente: Metrópolis.

Todo empezó con la muerte de la Realidad.

La Televisión ha matado a la Realidad. El asesinato se cometió el 16 de septiembre de 1999 cuando la Realidad entró a concursar en la casa del primer Gran Hermano de la historia y acabó enrollándose con el Espectáculo. Desde entonces siempre se les ha visto juntos: yendo al cine, en los platós de los programas del corazón o en los telediarios donde las noticias de guerra parecen videojuegos o películas de Hollywood. El problema de la realidad, como dice Michael Moore, no es la falta de compromiso del cine de ficción, sino el excesivo compromiso del periodismo actual con la ficción.

Pero si los telediarios han acabado pareciendo thrillers de acción política, las películas de ficción han acabado pareciendo anuncios: se han convertido en unos envoltorios brillantes llenos de colores chillones y frases de marketing. Dentro del cine comercial no hay nada: ni preguntas ni respuestas, sólo ruido… Leer más.

Saber más: