¿Sombras o raíces?: La pregnancia en la comunicación visual.

pregnancia.

1. f. Cualidad de las formas visuales que captan la atención del observador por la simplicidad, equilibrio o estabilidad de su estructura.

Se dice que lo percibido es pregnante cuando luego de una descripción verbal corriente puede ser reconocido. La descripción de un objeto puede hacerse refiriéndola a sus características estructurales , o bien refiriéndola a algún otro conocido.

Cuando la descripción es simple el grado de pregnancia es elevado. En consecuencia la simplicidad de una figura determinará su grado de pregnancia. Las figuras prototipo, círculo, cuadrado y triángulo equilátero, por poseer el mayor grado de simplicidad, ofrecen el mayor grado de pregnancia, es decir, la posibilidad de fijación en la conciencia.

Esta sería la culminación de la ley de simplicidad en el campo perceptivo, tanto como el principio de pársimonia (o principio de economía).

En los fenómenos de la percepción, las percepciones tienden a ser pregnantes o a desviarse de ella de manera marcada. La tendencia a la simplicidad nos conduce a la simplicidad del percepto* por nivelación o discriminación.

Una imagen será pregnante cuando:

1. Es fácil su enunciación estructural o figurativa.

2. Es inmediato su reconocimiento luego de una descripción verbal.

3. Si se experimenta de inmediato una desviación del estímulo prototípico.

4. Si en la imagen sucesiva no se presenta desviación.

La ley de pregnancia no rige sólo para las formas simples, sino que se la encuentra también como unidad (simplicidad máxima de la buena articulación), uniformidad, buena continuación y cierre.

* Es el objeto de la percepción. En el caso de la plástica consistiría en la aprehensión del estímulo, la imagen. Se diferencia de concepto, pues pertenece al mundo de la inteligencia y el otro al de la percepción.

Fuente: Diccionario enciclopédico de arte y la arquitectura.