El cine español y el sistema de subvenciones.

El director Tinieblas Gonzalez denuncia el actual sistema de subvenciones y que una película que el dirigió hace 4 años ha sido estrenada con un montaje que no es suyo.

Fuente: www.elseptimoarte.net

Tinieblas convocó ayer una rueda de prensa para denunciar que él no tiene nada que ver con la cinta. Alega que la productora madrileña Alma Ata se la ha arrebatado de las manos y ha estrenado, es un decir, una versión sin su consentimiento que el realizador pudo ver en la Filmoteca Vasca. “Se me cayó el alma a los pies. Yo la rodé en inglés y ahora se ve en castellano. El sonido es deplorable, el doblaje no encaja, no hay efectos digitales, la música parece la obra de un retrasado…”.

El rodaje de ‘Alma sin dueño’, allá por junio de 2007, paralizó el metro de Bilbao, reunió a autoridades institucionales y congregó a decenas de medios. Una cinta fantástica con ínfulas de superproducción y actores americanos sobre un grupo de grafiteros que sorteaban a una criatura monstruosa. El filme recibió 710.000 euros del Instituto de Crédito Oficial; el Gobierno vasco aportó 120.000 euros; el Ayuntamiento de Vitoria, ciudad donde residía Tinieblas, 60.000; el Ministerio de Cultura, otros 38.000; la Bilbao Film Commission sufragó los 10.000 euros que pedía el suburbano por rodar en sus andenes…

“Conseguí trescientos y pico mil euros en subvenciones en Euskadi”, se ufana el director, que jura no haber visto un euro de los 60.000 que iba a recibir por su trabajo. El rodaje se interrumpió por falta de dinero. Un año después se retomó dejando un reguero de pufos e impagos. Actores y técnicos tuvieron que recurrir a los tribunales para cobrar. Tinieblas asegura que la productora (propietaria legal del negativo) no le dejaba ver las cuentas y que él incluso se ofreció a terminar gratis la película. Eso sí, no ha demandado a Alma Ata. “No tengo dinero para ir a juicio”. Por eso a recurrido a la denuncia pública por más que es consciente de que no volverá a trabajar en el cine español.

“En Euskadi conseguimos unos 300 000 euros de financiación, por lo que a priori no tenía porqué haber problemas económicos. La película quedó bastante bien, con imágenes potentes, conté incluso con actores norteamericanos,… Pero los problemas comenzaron en la fase de montaje. Había un presupuesto para postproducción (doblaje al euskera y castellano, música, sonido, efectos digitales…), pero la productora dejó de contactar con nosotros y presentó un montaje terminado a la distribuidora Filmax, que lo rechazó. Entonces se pusieron en contacto conmigo para hacer otro montaje. Lo hicimos y a Filmax le gustó. Pero a partir de ahí todo se volvió a torcer, porque yo ya tenía a mi equipo de postproducción configurado y presupuestado, pero ellos al parecer prefirieron ahorrar los costes, que ya eran ajustados, y hacer una chapuza”.

El realizador supo que a pesar de no haber tenido la más mínima publicidad, ‘Sin alma’ (nuevo título de su ‘Alma sin dueño’) figuraba como estrenada en los archivos del Ministerio de Cultura, en una única sala madrileña y con fecha de 21 de diciembre de 2010. La recaudación oficial habría sido de 840 euros, con 290 espectadores. “Antes para acceder a las subvenciones exigían un mínimo de taquillaje vendido, pero ahora al parecer esos requisitos se han rebajado. Es terrible, todo esto pasa constantemente y nadie quiere verlo, nadie hace nada para cambiarlo. Por eso quiero denunciarlo, por eso y porque no tengo nada que perder”, afirma Tinieblas González.

Admite que el presupuesto anunciado durante el rodaje, 3 millones de euros, estaba “hinchado”. El coste real ascendía a 1,3 millones. Sus acusaciones a la productora se extienden al Ministerio de Cultura, la SGAE y a la totalidad del cine español: “Aquí no importa que seas bueno, sino dócil. Lo mismo le ocurre a mi amigo Juanma Bajo Ulloa, al que tienen machacado porque no está dentro del sistema. No paguéis por ver una película española, porque está hecha con vuestros impuestos, es como pagar la entrada dos veces”. Detalla que en el 80% de los casos (sobre todo cuando se trata de autores noveles) las productoras hacen las películas con el dinero público sin invertir el suyo ni preocuparse por la posterior taquilla. “Entonces, yo pregunto: ¿Por qué se ruedan tantas películas que no se estrenan nunca? Curioso, ¿no?. El cien por cien del cine español se hace gracias a las subvenciones públicas, pese a que los productores digan que ponen dinero para la realización de las películas, porque el 97% de los largometrajes no dan beneficio en taquilla. Los productores lo que hacen casi siempre es avalar el proyecto con sus bienes, pero raras veces ponen dinero sobre la mesa”.

“En el caso de mi película ‘Alma sin dueño’ calculo que la productora Alma Ata ha obtenido un beneficio de más de 300.000 euros, al ahorrarse ese dinero de los 480.000 que estaban presupuestados para realizar una postproducción que elevase la calidad final del producto”, dice González, quien además acusa a la empresa madrileña de haber falsificado documentación con el logo de su propia productora (él es teórico coproductor del film) para solicitar ayudas.

Nacido como Valentín Quintas González en Orense en 1972 pero crecido en Llodio, Tinieblas se cambió el nombre para renegar de su padre alcohólico. Recibió un adelanto de su herencia familiar 2 millones de pesetas para rodar en 1998 ‘Por un infante difunto’, cortometraje que ganó la Semana de la Crítica en Cannes. Desde entonces ha firmado un par de cortos más. Durante un tiempo regentó una tienda de animales exóticos en Vitoria. El Ayuntamiento alavés le dio 5.500 euros para una historia de hombres lobo que nunca vio la luz tras sus desencuentros con el productor Andrés Vicente Gómez: “Me dijo que prefiere que sus pelis no tengan éxito para no tener problemas con Hacienda. Con lo que roba…”. El consistorio también había sufragado con 24.000 euros su tercer corto, ‘Ecosistema’.

Este periódico intentó ayer en vano contactar con Alma Ata, que ha retirado ‘Alma sin dueño’ de su catálogo en Internet, al igual que Filmax Internacional, la distribuidora que iba a vender el filme por todo el mundo. Los productores de ‘El robobo de la jojoya’, ‘Supernova’ y ‘Almejas y mejillones’ “se han quedado con 300.000 euros”, según el director de estética punki-gótica. “Tienen tres o cuatro casas, varios Mercedes… Incluso han enviado facturas a ETB falsificando el logotipo de mi productora”.

“Solo Almodóvar es independiente, el resto son mercenarios. Sé que esto es mi entierro en la industria cinematográfica. Mi próximo proyecto lo haré en cooperativa o me iré a Los Ángeles con un guion que ya tengo hecho. Dudo que me surja nada después de esto, pero tampoco sirve de nada hacer cosas que no me interesan o hacerlas de una manera que no me gusta. Para eso prefiero trabajar en una panadería. Casi nadie se ha atrevido a denunciar estas prácticas abusivas y fraudulentas, y me gustaría que alguien se dirigiera a mí para decirme que estoy equivocado”.

Ver Rueda de prensa en Youtube.